lunes, 23 de marzo de 2015

1- EL CAMINO DEL ALMA. Parte I: “Conceptos preliminares”


            Amados estudiantes:
                                               En este especio nos ocuparemos de ofrecer enseñanzas claras sobre “el camino de las almas”. Estas enseñanzas coordinan con lo ya transmitido en esta serie de blogs: “Nuevas Señales”, en su mayor parte sobre el tema del ALMA.
            Interpretar correctamente, a nivel científico-esotérico, ‘lo que es el alma’ no es algo simple de lograr. La palabra ‘alma’ ha sido popularizada y empleada por todas las religiones y filosofías del mundo y en el terreno del arte literario ha sido un término muy usado para expresar y definir múltiples aspectos del sentir y de la interioridad del hombre y de la vida; pero rara vez se puede ver a alguien expresarse sobre el alma ‘con luces claras’ sobre el significado correcto a nivel esotérico.
            En el blog “El Alma” ( http://el-alma-humana-y-divina.blogspot.com.ar ) ya se han dado pautas conceptuales claras al respecto. En esa base conceptual estarán apoyadas las enseñanzas e instrucciones que en este espacio daremos.

            En primer lugar enunciaremos una pauta clara al decir que:

“El alma es la entidad energética en expansión de conciencia”.

Esto vale para todos los reinos de la vida, ya que todos los reinos poseen algún tipo de conciencia; existe la conciencia mineral, la conciencia vegetal y la conciencia animal, así como la conciencia humana y suprahumana, con todos sus niveles correspondientes.
El alma es ‘la vida’ en las formas creadas, y esta ‘vida’ va adquiriendo cada vez más experiencia, variando y creciendo en cualidades de conciencia a medida que pasa de una forma a otra. Después de adquirir experiencia en el reino mineral, el alma pasa a peregrinar a través del reino vegetal, (experimentando a través de grupos de plantas, árboles, flores, etc.), y luego pasa a experimentar a través de diversas formas animales, hasta llegar a “la forma-hombre”, donde adquiere, por vez primera la “individualidad”. En cada uno de los tres reinos infrahumanos el alma adquiere experiencia especialmente en un plano de vida. En el mineral adquiere conciencia física-material; en el vegetal, conciencia etérica; en el animal, conciencia astral, y cuando el alma pasa al reino humano comienza a adquirir conciencia mental (y profundiza las ya adquiridas), para luego proseguir más allá. Por eso se dice, en esoterismo, que en el hombre el alma es la mente (no la mente cerebral o inferior, sino la mente abstracta o superior); y por eso la actividad del intelecto y de la inteligencia son, en el ser humano, aspectos que deben ser ejercitados, porque iluminan su alma o conciencia.

Podríamos sintetizar diciendo que en el ser humano el alma es una entidad intermedia entre el aspecto material y el aspecto espiritual de lo que llamamos “hombre”. Es decir que entre ‘la parte humana’ y ´la parte Divina’ en el hombre, existe su alma. El alma del hombre es pues, su conciencia, pero esta conciencia puede estar volcada más al aspecto material de la vida o estar uniéndose más al aspecto superior, espiritual. Vale decir que el alma no es algo fijo, inmóvil, sino una entidad energética maleable, transmutable y transfigurable. El alma puede alquimizarse, puede mutar vibracionalmente y es allí donde estará basado nuestro estudio progresivo.

“El camino del alma es, justamente, un sendero vibracional”, el cual llevará al alma recién nacida, emparentada aún con el reino animal del cual proviene, a convertirse en ‘alma racional’ y finalmente en ‘alma espiritual’, al unirse a consciencia con el principio más elevado en el hombre.

Según lo dicho podrá ser entendido por qué decimos que el alma es un aspecto intermedio en el hombre, el aspecto que muta, que cambia, que se transforma, que aprende, y que se va iluminando cada vez más, y para ello necesita de sucesivas reencarnaciones en vehículos físicos humanos. La sucesión reencarnatoria es la fricción-desafío que el alma precisa para cambiar de vibración, elevándola cada vez más, desde su identificación sensorial con la materia hacia la identificación con el Espíritu. A la vez, el alma (después de cierto desarrollo) es también ‘el puente’ que utiliza el Espíritu para poder fluir hacia la personalidad, ejerciendo su poder y actividad transformadora.
  
Lo que permite elevarse al alma vibracionalmente es la adquisición creciente de ‘Comprensión’, lo cual logra capitalizando cada experiencia que vive como personalidad terrenal. Cada existencia terrenal es para el alma como un día de clases en la Escuela de la Materia, donde aprende nuevas lecciones de comprensión, lo cual le permite ir subiendo de grado. El curso completo de la Enseñanza concluye cuando, después de innumerable cantidad de ‘días’ (encarnaciones) asistiendo a la ‘Escuela’, el alma llega a la cumbre de la Comprensión, cuando ha encontrado la síntesis de la vida y superado los espejismos materiales. Cuando el alma ya es dueña de sus actos, pensamientos y sensaciones, y conociendo las Leyes que rigen la Vida, juega a favor de estas, con sabiduría, y no al revés (es decir, recibiendo los golpes como consecuencia de ir en contra de las Leyes), entonces, llega así a graduarse en La Escuela de la Vida, pues ya nada queda por aprender, al menos, en la Escuela Material-Tierra… Su aprendizaje proseguirá, pero ya sin necesitar reencarnar en cuerpos materiales.
La ‘graduación’ es, simbólicamente, la transformación alquímica del alma, la cual deja de responder al ‘deseo’ para responder al Amor y a la Voluntad. Esta ‘graduación’ posee ciertos niveles, antes de llegar a la graduación final, y esos niveles han sido llamados INICIACIONES, a nivel esotérico.
Entender las “INICIACIONES DEL ALMA” es entender, al menos como en ‘un mapa’, el sendero que el alma deberá recorrer, y los desafíos que habrá de superar. Por eso es importante, para todo estudiante, tener aunque más no sea ideas básicas sobre “el Sendero Iniciático”, ya que este es el camino que todas las almas deberán transitar tarde o temprano, y que un gran grupo está transitando ahora…
Interesarse en este tema no es un simple ‘pasatiempo’…, sino parte de un necesario AUTOCONOCIMIENTO. Por eso decimos a todos “los estudiantes”, que son “las almas”, que estudien la naturaleza esotérica de ‘el camino de las almas’, y así comenzarán a entender más y mejor “su camino”, por el mar de la existencia.
Así nos despedimos, hasta un próximo encuentro.

Vuestros Hermanos en la Luz.



PAX CRISTI






No hay comentarios.:

Publicar un comentario